Finn Lough Bubble Domes, glamping al estilo irlandés

No todo es cerveza Guinness y música celta el Irlanda. En la isla esmeralda la reina absoluta es la naturaleza, por eso desde hace ya bastantes años este país es el destino preferido por muchos aficionados al glamping, ya sabes, esa modalidad de camping que no renuncia al lujo y al glamour. El mejor ejemplo es este: Finn Lough Bubble Domes.

En este exclusivo camping situado cerca de Enniskillen, en Irlanda del Norte, el turista tiene la oportunidad de contemplar el bosque y el cielo nocturno estrellado (para eso están ahí los telescopios) a través de las paredes transparentes de 180 grados mientras está cómodamente alojado en una cama con dosel, con sus zapatillas de andar por casa. Una fantástica manera de sumergirse completamente en la belleza y la tranquilidad de la naturaleza irlandesa sin tener que sufrir las típicas incomodidades de los campistas.

Cada una de las cúpulas de Bubble Dome en Finn Lough cuenta con un baño privado, cafetera Nespresso, albornoces esponjosos y zapatillas. El precio incluye también desayuno diario y una serie de actividades al aire libre que van desde paseos por el bosque a rutas en bicicleta de montaña.

Finn Lough es un complejo en realidad mayor en el que las cúpulas son solo una parte, aunque la más innovadora y demandada por los turistas. Las cúpulas, vistas desde lejos, nos recuerdan a esas bolas de cristal que reproducen escenas invernales, con los copos de nieve cayendo lentamente, solo que a una escala humana.

Finn Lough recibe visitantes tanto del Reino Unido, que llegan en coche desde Belfast, como de Irlanda, cuya frontera está apenas a unos kilómetros de distancia. Pero cada vez más son los viajeros llegados de otros países, también de España, que se hospedan en sus increíbles cúpulas para disfrutar de una experiencia única.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .