Noorderlicht, recorriendo el Ártico en velero

Hay muchos tipos de cruceros, pero ninguno con el sabor del Noorderlicht, un velero cuyo nombre, en holandés, significa “aurora boreal” que ofrece a sus afortunados pasajeros la inolvidable experiencia de recorrer los fiordos noruegos, visitar las islas Svalbard, las Lofoten y surcar las heladas regiones del Ártico. Una aventura inigualable.

El SV Noorderlicht es una goleta de dos palos construida en el puerto alemán de Flensburg en el año 1910. Concebido para ser  para ser una estación meteorológica móvil, este barco acabó formando parte de la Kriegsmarine del III Reich en la II Guerra Mundial, logrando sobrevivir al conflicto armado. Finalmente fue retirado del servicio en 1963 y tres décadas más tarde iniciaba su última etapa de vida como crucero de recreo en las frías aguas del Océano Ártico. Sin duda, un barco con mucha historia  a sus espaldas.

El barco está equipado con una decena de confortables camarotes y dos lanchas con capacidad para veinte personas con las que los pasajeros se acercan a las zonas naturales donde el barco no puede acercarse, al encuentro de osos polares, leones marinos y otras maravillosas criaturas que habitan estos remotos confines de nuestro planeta.

Pero lo más curioso del SV Noorderlicht es que, cuando se termina el verano y su actividad como crucero cesa, se inicia su etapa como hotel “fijo”. Viaja al sur y echa el ancla en Tempelfjorden, unos 60 kilómetros al noreste de Longyearbyen, donde acabará siendo aprisionado por los hielos árticos. Entonces sólo se puede acceder a él en moto de nieve o en un trineo tirado por perros.

Así, el Noorderlicht vive su fantástica metamorfosis: de crucero a hotel, ofreciendo a los huéspedes la posibilidad de salir a realizar excursiones en busca de focas, morsas, zorros árticos y otros animales propios de estas latitudes.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .