París de película: el Café de Amélie

Los aficionados al cine, en especial los fans de la película francesa Amélie (2001), saben que hay un lugar en el barrio parisino de Montmartre que no pueden dejar de visitar: Le café des Deux Moulins, donde transcurre gran parte de la acción de esta exitosa y entrañable película.

Es cierto que París está llena de bistrots, brasseries, cafés y locales llenos de encanto, aunque sólo uno de ellos posee este atractivo tan especial. Cada día son muchos los viajeros cinéfilos y turistas curiosos que acuden a este establecimiento soñando que tal vez aparezca Amélie Poulain a tomarles la comanda. Obviamente, la camarera sólo existe en la ficción, pero en el local no falta en la pared un póster de la película dirigida por Jean Pierre Jeunet, para gozo de la clientela.

El nombre de este café-brasserie se debe a la proximidad de dos molinos, tal vez los más famosos de la capital francesa: el Moulin de la Galette y el Moulin Rouge, nada menos. Dos de los grandes iconos de la mítica noche de París. A dos pasos del café encontramos también la frutería del señor Collignon: le Marché aux Buttes.

Para quienes no haya visto la película, podemos resumirla en dos líneas sin hacer spoiler: es la historia de la joven Amélie Pouain, personaje interpretado magistralmente por la actriz Audrey Tatou, que decide cambiar su vida el mismo día que se entera de la muerte de Lady Di en un accidente de tráfico en el Pont de l’Alma de París. A partir de ese momento, decide dedicarse a hacer cumplir los sueños de la gente.

¿Qué mejor idea que visitar este café y recordar alguna de las escenas de una película tan mágica y emotiva como Amélie? Si estás decidido, hay que tomar el metro hacia Montmartre (línea 2, estación Blanche), y dirigirte al número 15 de la Rue Lepic.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , .