La tasa turística en los principales destinos de Europa

Muchas veces, a la hora de preparar nuestro presupuesto de viajes, nos olvidamos de un gasto adicional cada vez más frecuente en los grandes destinos de Europa: la tasa turística.

¿Qué son en realidad las tasas turísticas? Se trata de un impuesto teóricamente destinado a preservar el medio ambiente y el patrimonio histórico de cada destino, además de mejorar las infraestructuras y servicios turísticos. Unas veces se recauda con el pago del billete de avión, otras en los hoteles y otras en los aeropuertos.

La ciudad europea donde se paga una tasa turística más elevada es Bruselas. Allí, dependiendo de la categoría del hotel, se puede llegar a pagar hasta 70 euros por semana y persona. Las grandes ciudades italianas no se quedan atrás: Roma, Florencia, Milán o Venecia también imponen a sus visitantes tasas turísticas nada despreciables. La de la capital del país es la más cara, pudiendo llegar hasta 49 euros por persona y semana.

Algunas capitales europeas, como Amsterdam, Berlín Viena, este impuesto se calcula en base al precio de la habitación, no según la categoría del hotel. Se trata de un porcentaje que varía entre el 3% y el 6%. En Lisboa en cambio, las tarifas son más económicas: sólo 1 euro por persona y noche.

¿Y qué pasa con España? En nuestro país, sólo se aplica esta tasa en dos comunidades autónomas: Cataluña e Islas Baleares. La tasa turística en ciudades como Barcelona ronda los 8 euros por persona y semana en un hotel de 4 estrellas y los pasajeros de cruceros están exentos de pagar dicha tasa. En Baleares, una semana de alojamiento en un hotel de 4 ó 5 estrellas supone un impuesto turístico de 14 euros.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .