Los leones sin lengua de Budapest

En dondeviajar.net ya hemos viajado a Budapest en varias ocasiones y hemos cruzado el emblemático Puente Széchényi, más conocido como Puente de las Cadenas.

Hoy regresamos allí para descubrir una de las leyendas de la capital de Hungría que tiene que ver con las estatuas de piedra de los leones que vigilan el que fuera primer puente de la ciudad, inaugurado en el año 1849 después de la fusión de las ciudades de Buda y Pest, ubicadas una frente a la otra a las dos orillas del Danubio. Una curiosa historia que ya hemos explicado anteriormente.

El puente fue construido por orden del conde István Széchenyi. El acceso al mismo está custodiado en ambos extremos por las imponentes figuras de los leones de piedra, esculpidas por el artista húngaro Janos Marschalko. Cuenta la leyenda que el escultor afirmaba que su obra era perfecta. tanto que había jurado quitarse la vida si alguien era capaz de encontrar un solo fallo en ella.

Pero había un fallo, y fue encontrado por un viejo zapatero de la ciudad, que no dudó en señalarlo: ¡Marschalko había olvidado esculpir las lenguas de los grandes felinos! Muerto de vergüenza y obligado a cumplir su palabra, el escultor se arrojó al Danubio y morir ahogado.

Además de esta terrible historia, existe otra leyenda relacionada con estos grandes leones de piedra del Puente de las Cadenas. Se dice que estos animales fueron colocados allí para cumplir una misión: ser lo para guardianes de su país. Por eso cobrarán vida cuando Hungría se encuentre en peligro de invasión. Maravillosa historia, aunque es difícil explicar por qué tras el paso de los nazis y los soviéticos los leones se quedaron inmóviles.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .