¿Dónde ver osos polares en libertad?

El calentamiento global está limitando cada vez más el hábitat natural de los osos polares. Considerada una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los osos polares, cuya población mundial se estima en unos 25.000 ejemplares, se enfrentan a un futuro incierto.

Pero hay esperanza. En septiembre de 2015, Canadá, Dinamarca (que administra Groenlandia, Noruega, Rusia y Estados Unidos firmaron el Plan de Acción Circumpolar, una estrategia mundial de conservación  para asegurar la supervivencia de los osos polares a largo plazo. Todavía existen unos cuantos santuarios del Ártico donde estos animales viven en total libertad, e incluso en alguno de ellos llega la larga mano del turismo. Dicen quienes han vivido la experiencia que el momento de encontrarse cara a cara con uno de estos bellos y peligrosos animales no tiene comparación. Si eres un viajero amante de la naturaleza y no le tienes miedo al frío, estos destinos te interesarán:

Canadá: Churchill, Manitoba

Conocida como la “capital del mundo del oso polar”, Churchill, en la bahía de Hudson, es el lugar de reunión de cientos de osos polares cada otoño. Allí existe una industria turística bien establecida. Los tours se realizan en buggies que recorren la tundra y en los que podemos acercarnos a los osos sin poner nuestras vidas en peligro.

La observación de los osos se combina con la observación de ballenas beluga en julio y agosto.

Estados Unidos: Kaktovik, Alaska

Mientras que el número de osos polares en el mar de Bering desciende de forma alarmante año tras año, en la costa ártica de Alaska sucede justamente lo contrario. Tanto es así que los veranos se desarrolla en estas latitudes una industria turística increíble.

Dos aldeas inuit acaparan esta oferta turística: Barrow y sobre todo Kaktovik, localidad situada en Barter Island. Allí acuden los osos para darse un festín con los restos de las ballenas que se pescan y despiezan. Pequeños barcos con capacidad de sólo 6 personas se acercan a observar a los osos en plena comilona en los meses de septiembre y octubre.

Viajando por América las palabras clave son , , .