La costa del Minho en Portugal

Hay unos 100 km de costa desde la ciudad de Oporto hasta la desembocadura del río Miño (O Minho, en portugués) que marca la frontera norte entre España y Portugal. En el país vecino el río ha dado su nombre a toda la provincia del noroeste, una región llena de paisajes hermosos y variados: ríos, montañas, playas, viñedos, y ciudades históricas.

El viajero se encuentra con una tierra con muchas tradiciones y lugares emblemáticos, como el animado mercado semanal de Barcelos, tal vez el mercado más grande del norte del país, y hogar del famoso gallo que es uno de los iconos nacionales lusos.

En la región de Minho se hallan las dos grandes ciudades históricas de Portugal, la verdadera cuna del país: Guimarães, la primera capital del reino portugués, y la vecina Braga, el centro eclesiástico del país, pulcra y acogedora. Una gozada para los viajeros amantes de la historia.

La costa del Minho, que queda a tan sólo media hora en coche desde Braga, ofrece el paisaje típico de las costas atlánticas, con playas salvajes barridas por las olas y el viento. Es la llamada Costa Verde, prácticamente una larga franja de arena ininterrumpida hasta la frontera española, donde las Rías Baixas rompen la monotonía. La prtincipal ciudad costera del Minho es Viana do Castelo, que por otra parte es el mejor lugar para comer bacalao en esta zona.

En el interior de la región fluye el Río Lima, del que los antiguos romanos pensaban que uno perdía la memoria al vadearlo, y en el valle un montón de pequeños pueblos.Hacia el este se levantan las montañas del Parque Nacional da Peneda-Gerês.

Ya a orillas del Miño, una cadena de ciudades fortificadas flanquea la orilla sur. La más bonita y turística de todas es Valença do Minho, Allí, detrás de sus murallas hay un sinfín de comercios y restaurantes.

Viajando por Europa las palabras clave son , .