Bozouls, el pueblo francés que se asoma a un agujero

Viajamos a uno de los parajes más impresionantes de Francia: Trou de Bozouls, que significa literalmente “el agujero de Bozouls”. Se trata de un gran cañón en forma de herradura. Esta maravilla se ubica en el departamento de Aveyron, en el sur del país, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Albi.

El meandro fue excavado en la piedra caliza por la acción erosiva a lo largo de los milenios del agua corriente del río Dourdou mientras fluye a través de la gran meseta de piedra caliza del Causse Comtal, en el Macizo Central. El cañón tiene 400 metros de ancho y más de 100 metros de profundidad. Y allí, en la curva, colgado cobre el precipicio, el pueblo de Bozouls.

Esta ubicación geográfica tan particular de Bozouls, confiere al pueblo una fortaleza defensiva natural que debió resultar muy conveniente en tiempos pasados, y un enorme atractivo turístico hoy. En algunos puntos su aspecto recuerda mucho al del Tajo de Ronda, en España.

La región del Macizo Central, formada por montañas y mesetas, abarca aproximadamente el 15 por ciento de todo el territorio nacional de Francia. Esta formación montañosa nació hace unos 600 millones de años, cuando el plegamiento herciniano resultó en el empuje de grandes cadenas montañosas. El paisaje que vemos hoy es el resultado estos movimientos, dando lugar a rincones tan fascinantes como Bozouls y muchos otros, una delicia para todos los viajeros amantes de la naturaleza.

El edificio más importante de Bozouls es la iglesia de Sainte Fauste, del siglo XII, que se levanta de forma espectacular en el promontorio del interior de la “herradura”.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .