¿Dónde se puede practicar bobsleigh?

Hay muchas estaciones de invierno para disfrutar del esquí, del snowboard y otros deportes de nieve. Sin embargo, resulta más complicado encontrar un lugar donde practicar bobsleigh, esa especialidad del clásico descenso en trineo donde los deportistas se deslizan a altísimas velocidades por una pista serpenteante excavada en el hielo.

Este deporte nació en Suiza en los años 20, en concreto en la emblemática estación de St. Moritz, todo un referente del lujo invernal en Europa, convirtiéndose en deporte olímpico en muy poco tiempo. Allí está la pista de bobsleigh más larga de Europa, con 1.702 metros de recorrido, y la segunda del mundo por detrás de la de Nagano en Japón.

Sin embargo, para un viajero o un simple aficionado sin pretensiones competitivas, el mejor país para iniciarse en esta modalidad tan excitante y divertida es Francia. En los Alpes franceses, claro.

Allí es donde vamos a encontrarnos con la fantástica estación de Macot-la-Plagne, situada a dos horas en coche desde la ciudad suiza de Ginebra y a casi tres horas desde Turín, en Italia. En Macot-la-Plagne es donde entrena el actual campeón del mundo, Bruno Mingeon, en una magnífica pista de 1.507 metros con 19 curvas cerradas y un alto nivel de exigencia. Pero tranquilo, si eres un principiante hay también otras pistas, clasificadas por niveles, donde iniciarte y adquirir práctica. Pero sobre todo donde soltar adrenalina y divertirte mucho, incluso si no alcanzas los 139 km/h de velocidad del campeón mundial. Si te atreves con la pista estrella, recibes un diploma firmado por el mismísimo Mingeon. Todo un trofeo de guerra para tus vacaciones de nieve.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .