Las piedras de colores del Lago McDonald

Hoy viajamos a una de las regiones más salvajes y despobladas de Estados Unidos: el estado de Montana. Allí se encuentra el Glacier National Park, justo en la frontera con Canadá, una espectacular reserva natural con más de 700 lagos,muchos de ellos aislados y de acceso complicado. Un impresionante catálogo lacustre en el que, debido a sus características especiales, destaca un lago sobre los demás.

Nos referimos al Lago McDonald, un  lago que no se ha hecho famoso por ser el más grande de la zona (lo es, con 15 km de longitud), ni el más profundo (que también lo es, con una profundidad máxima de 141 metros). Su peculiaridad radica en varios aspectos que, en conjunto, ofrecen un bellísimo paisaje natural, difícil de encontrar en otro lugar del mundo.

El primer aspecto es la impresionante transparencia de sus aguas, algo que comparten todos los lagos del Glacier National Park; el otro aspecto es la baja temperatura de estas aguas, que dificulta la proliferación de plancton y algas. Pero lo más llamativo sin duda es la presencia en el lecho del lago de piedras y guijarros de los más variados colores.

Estas piedras de colores no solo están esparcidas en las orillas sino que también son visibles bajo la superficie del agua donde la profundidad es menor.

Rojo, granate, marrón, blanco, amarillo, verde e incluso azul. La gama cromática de las piedras del Lago McDonald es enorme, sobre todo en la zona más occidental. Muchos turistas, los amantes del senderismo y el turismo de aventura que se dejan caer por allí, suelen cargar sus mochilas con algunas de estas bellas piedras, lo cual por cierto es ilegal y está castigado con severas sanciones económicas, pero ¿quién puede controlar la extracción de tan curioso souvenir?

Viajando por América las palabras clave son , , .