El monumento a la conquista espacial en Moscú

A principios de 1960, la Unión Soviética estaba muy por delante de los Estados Unidos en la carrera espacial. En 1957 se puso en órbita el primer satélite artificial de la Tierra, el Sputnik 1, y cuatro años después el primer hombre en el espacio, Yuri Gagarin. Para celebrar estas dos grandes victorias, los rusos decidieron levantar un grandioso monumento, que aún hoy podemos ver en nuestra visita a Moscú.

El diseño elegido fue el de un gran obelisco que representa a un cohete espacial el pleno despegue, dejando tras de sí una larga estela. El monumento tiene 110 metros de altura y se apoya en un gran pedestal formando un ángulo de 77 °. Todo el conjunto está revestido de titanio, un material de alta resistencia a la corrosión. Una aleación que se emplea en la construcción de las naves espaciales.

El monumento se encuentra en la zona noreste de Moscú, junto a la entrada principal del Centro de Exposiciones de Rusia, anteriormente conocido como el “Centro de Exposición de logros de la economía nacional. Su inauguración tuvo lugar el 4 de octubre de 1964, el día del 7º aniversario del lanzamiento del Sputnik 1.

Delante del obelisco hay una estatua de Konstantin Tsiolkovsky, el científico que dirigió en aquellos años el programa espacial soviético y pionero de la teoría astronáutica.

A ambos lados de la base de monumento hay esculpidos una serie de bajorrelieves que representan los hombres y las mujeres del programa espacial, No falta entre las figuras la pequeña Laika, el primer perro espacial. Laika cuenta con su propio monumento en otra ubicación de la capital rusa.

La base del monumento también contiene un interesante museo que explora la historia de la astronomía, la exploración espacial y la tecnología espacial, siempre desde el punto de vista ruso. En él hay objetos tan curiosos como la cápsula espacial utilizada por Yuri Gagarin.

El camino que conduce hasta el monumento, conocido como “el paseo de los cosmonautas” está flanqueado por los bustos de figuras importantes del programa espacial soviético como Sergei Korolev, el ingeniero jefe de cohetes, Valentina Tereshkova, la primera mujer en el espacio, y por supuesto el propio Gagarin.

Viajando por España las palabras clave son , , , .