Mar Chiquita, la playa más escondida de Puerto Rico

Es una playa pero parece un mar en miniatura, una “mar chiquita”, como se conoce a este hermoso rincón de la costa de Manatí, en la isla de Puerto Rico. Se trata de una pequeña porción de mar Caribe rodeada de tierra por todas partes menos por una, por donde el agua salada se filtra tierra adentro modelando una hermosa bahía semicircular de escasa profundidad y arenas doradas.

Este hermoso e inusual paisaje paraje se formó hace miles de años. Se trata de un lugar particularmente espectacular y atractivo, aunque también esconde un lado oscuro que explica por qué la playa está siempre desierta y solo los más valientes se atreven a nadar en sus aguas.

Y es que bañarse en Mar Chiquita es una experiencia que puede resultar peligrosa, como bien saben los portorriqueños. Debido a su forma de “U” y a la estrecha abertura entre las rocas, las olas que entran en la bahía son succionadas mar adentro con mucha fuerza, dando lugar a una resaca que arrastra todo cuanto encuentra a su paso. Son numerosos los casos de incautos bañistas que han acabado aplastados contra los escollos y han resultado heridos, llegando a perder la vida muchos de ellos. Por este motivo actividades como el baño y el buceo están desaconsejadas por las autoridades.

Pero eso no desalienta a las decenas de visitantes que cada semana se acercan a Mar Chiquita (y eso que el lugar se encuentra bastante lejos de los principales centros turísticos). Hay que decir que de los que acuden solo muy pocos se atreven a meterse en el agua. Los más valientes, o tal vez los menos sensatos.

Viajando por América las palabras clave son , , .