Qué comer en Irlanda

La isla esmeralda no suele figurar en las listas de mejores destinos gastronómicos del mundo. Sin embargo, aquí se producen algunos de los ingredientes más deliciosos que podemos encontrar en Europa, con los que se elaboran riquísimos platos que podrás saborear en tu viaje. Irlanda te espera con estas maravillas para el paladar:

Empezando por la mantequilla, especialmente la de Kerrygold, obtenida de las vacas autóctonas y presente en numerosas salsas para acompañar platos de carne y pescado. Dicen que está a la altura de la afamada mantequilla normanda. Un manjar sencillo y maravilloso consiste simplemente en untar esta mantequilla sobre una esponjosa rebanada de brown bread, el clásico pan moreno irlandés.

Pero el eje central de la gastronomía irlandesa es sin duda la patata, protagonista de dos de los platos nacionales: el colcamon, el champ, una especie de puré que se sirve con cebolla picada, y sobre todo el boxty, todo un icono del Ulster y los condados del norte.

Las excelentes carnes de la isla hacen posible la elaboración del clásico black pudding o el delicioso irish stew (arriba), el típico estofado irlandés, que hay que beber siempre con alguna buena y contundente cerveza (¿qué tal por ejemplo una Guinness?). Del mar, los irlandeses sacan buen partido. Los pescados favoritos con el salmón y el bacalao, aunque en las costas del sur del país las ostras son una delicatessen que hay que probar de forma obligada.

Además de la cerveza irlandesa, en el país está muy extendiido el hábito de acompañar las comidas con sidra y “rematarlas” con un trago del whisky irlandés, cuya fama es inferior al escocés, aunque no su calidad.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .