Burgos, la ciudad del Cid

Al norte de Castilla se encuentra una de las ciudades históricas más fascinantes de España: Burgos. Parada obligada en el Camino de Santiago y el lugar donde se halla una de las primeras catedrales góticas de nuestro país, la Catedral de Santa María la Mayor, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, esta es una ciudad que encierra grandes secretos y emociones.

Obviamente este templo gótico es el epicentro de Burgos y su principal atracción. Fue construida siguiendo los ejemplos de las grandes catedrales francesas de Bourges, Chartres y Notre Dame de París, aunque cuenta también con elementos propios que hacen de ella un edificio único. Uno de ellos es el reloj llamado “Papamoscas”, cuya campana es tocada cada hora por un muñeco que hace las delicias de los turistas.

 Además de esto, la Catedral de Burgos es célebre por albergar en su interior las tumbas de Rodrigo Díaz, el Cid Campeador, y de su esposa Jimena. Todo esto se puede ver pagando los 7 euros de la entrada.

Pero además de la Catedral, por todo el centro de Burgos se respira una encantadora atmósfera medieval gracias a la presencia de edificios como la Cartuja de Miraflores, la iglesia gótica de San Nicolás o el Palacio del Condestable, entre otros. De la misma época es también el hospital de San Juan Evangelista, de gran importancia para los peregrinos que viajaban rumbo a Santiago de Compostela y que hoy se encuentra en ruinas.

Antes de abandonar Burgos, hay que rendir tributo a uno de los personajes más ilustres de la ciudad y visitar las estatuas del Cid sobre el puente sobre el río Arlanzón. Fue en Burgos, en la iglesia de Santa Gadea, donde el Cid hizo jurar a Alfonso VI ante la nobleza castellana que no había participado del asesinato de su hermano Sancho. Un capítulo histórico que aparece en todas las guías.

 

Viajando por España las palabras clave son , , .