Markthal, el espectacular edificio del mercado de Rotterdam

Al visitar un mercado de la ciudad que visitamos esperamos encontrar rincones tradicionales, viejas construcciones y la atmósfera de lo genuino. En el caso de Rotterdam nada de esto ocurre, y sin embargo se trata de una visita maravillosa.

En la histórica plaza Binnenrotte, junto a la estación de Blaak, se levanta un espectacular edificio que alberga un inmenso mercado de alimentos en la planta baja. Es el impresionante Markthal, un prodigio de la arquitectura moderna que, cómo no, solo podía levantarse en esta ciudad holandesa, una de las grandes capitales arquitectónicas del mundo.

El edificio en arco también es habitable. En él se distribuyen más de doscientos apartamentos, casi todos ellos con grandes ventanales con vistas al mercado y un cuadrado de cristal en el suelo para que los residentes puedan mirar hacia abajo y disfrutar del ajetreo de las compras y ventas.

La fachada exterior del edificio está revestida de piedra natural gris, la misma que se utiliza para el espacio público circundante. Los extremos en cambio se cierran con paneles de vidrio para evitar que entren la lluvia y el frío. El techo abovedado del mercado está adornado con murales gigantescos de frutas, verduras y flores, obra de los artistas Arno Coenen e Iris Roskam, que algunos medios holandeses han comparado (muy exageradamente, reconozcámoslo) con los de la Capilla Sixtina del Vaticano.

El Markthal fue inaugurado en 2014, un edificio único no sólo por su forma y su tamaño, sino también por la forma en que sus diferentes funciones se combinan: un edificio de apartamentos que cubre un mercado de alimentos frescos con tiendas de alimentación, restaurantes, un supermercado y un aparcamiento subterráneo. Sólo en Rotterdam es posible.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .