Cala en Turqueta, las aguas más azules de Menorca

Si viajas a Menorca y preguntas a la gente de la isla por la cala más bonita de todas, probablemente la mayoría de ellos te dirán que vayas a Cala en Turqueta. Si el paraíso mediterráneo existe, con sus aguas azules y su atmósfera tranquila y natural, sin duda este rincón de la costa menorquina es un gran candidato a serlo.

Hablamos de una pequeña playa de aguas transparentes con fondo de arena blanca, toda ella rodeada de pinos y dividida en dos partes por una rocas de poca altura. El propio nombre de la playa nos da una pista, porque “turqueta” no tiene nada que ver con los turcos, como mucha gente cree, sino con el color turquesa de sus aguas.

Pese a su popularidad, Cala en Turqueta no ofrece casi nunca el aspecto de playa abarrotada de gente muy común en otros lugares de la costa española. Eso sí, la zona de aparcamiento es reducida y se suele llenar pronto, aunque no hay problema si vas en moto o en bicicleta.

Hay muchos que se acercan a esta cala escondida en embarcaciones de recreo o con alguno de los barcos turísticos que zarpan desde el puerto de Ciudadela. Si la playa se llena alguna vez es precisamente a causa de la llegada de alguno de estos barcos cargados de turistas que vienen a pasar el día y vuelven a puerto al caer la tarde.

¿Cómo llegar a Cala en Turqueta? Esta playa se ubica en la parte suroccidental de Menorca, por lo que el mejor modo de dar con ella es partir desde Ciudadela y tomar el Camí de Sant Joan de Missa. Basta simplemente con seguir las indicaciones. El parking se encuentra a unos 10 minutos a pie de la playa, pero el paseo vale la pena pues al final nos espera una playa virgen, un paraíso bello y salvaje donde la única huella de la civilización que veremos es un pequeño chiringuito donde venden bocadillos y bebidas.

Viajando por España las palabras clave son , , .