Gozo, la isla salvaje de Malta

Gozo es la segunda isla en tamaño del archipiélago de Malta, aunque ofrece un paisaje y una atmósfera muy distintas a la de su hermana mayor: carreteras solitarias, viejas fortalezas abandonadas, acantilados y caminos rurales salvajes. Ea además uno de los grandes destinos del Mediterráneo para practicar el submarinismo

La capital de Gozo es la ciudad de Victoria, originalmente llamada Rabat y a la que los ingleses cambiaron el nombre en honor a su reina en 1887. La parte antigua de la ciudad, la llamada Ciudadela, ofrece interesantes paseos llenos de historia entre edificios como el Palacio de los Gobernadores o la Catedral, que contienen grandes tesoros artísticos. Desde sus murallas medievales se disfruta de espectaculares vistas.

Fuera de la ciudad hay una visita obligada: Blue Window, una espectacular ventana natural de roca que aparece ante nuestros ojos en medio del mar. Es fruto de la erosión del agua y el viento, y uno de los grandes iconos de la isla. Cerca de allí se encuentra el famoso mar interior de la isla de Gozo, un rincón sin igual, además de la famosa Fungus Rock, una curiosa isla con forma de seta.

La localidad de Marslforn y sus Salinas de Piedra son otra excursión recomendada en gozo. Aunque en la actualidad se hallan abandonadas, poseen un encanto impresionante que cautiva a los turistas.

Más visitas en la isla de Gozo: el Templo de Ggantija, una de las construcciones religiosas más antiguas de la isla (se cree que podría tener más de tres mil años), el encantador pueblo de pescadores de Xlendi, la bellísima playa de arena roja de Ramla Bay y, sobre todo, la Cueva de Calipso, donde según la mitología griega estuvo atrapado Ulises, hechizado por la ninfa, en su largo viaje de regreso a Ítaca.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .