Minnewater, el lago del amor de Brujas

Todo en Brujas invita al romanticismo: sus callejuelas empedradas, sus coquetos edificios de fachadas estrechas, sus tentadoras chocolaterías, sus canales… Pero para muchos el rincón más romántico y delicioso de esta preciosa ciudad belga es el Minnewater, el  lago del amor.

El lago se encuentra en un parque ubicado justo al sur del Bengijnhof, cerca del viejo puerto medieval, hoy en desuso. Se trata de un lago artificial creado para regular el nivel de agua de la intrincada red de canales de la ciudad. No fue hasta el año 1979 que las autoridades decidieron crear el actual parque en torno a él, un trabajo realmente bien hecho.

Además de pasear por sus orillas y ver a los cisnes, en la visita al Minnewater no hay que perder de vista algunos edificios notables como el Castillo de la Faille o el Poertoren, el viejo polvorín de la ciudad construido en el siglo XV.

Un lugar tan poético y evocador como éste no podía dejar de estar relacionado con algún tipo de leyenda. Una de ellas se refiere a su propio nombre y dice que se debe a la historia de una dama llamada a Minna que fue obligada por su padre a contraer matrimonio con un hombre ala que ella no amaba. para escapar de ese matrimonio huyó al bosque donde murió de frío. Luego la presa inundó la zona y ella descansa en el lecho del lago desde entonces.

Los cisnes del lago también tienen su propia leyenda. Se sabe que están allí desde épocas inmemoriales, aunque se cuenta que fue el emperador Maximiliano de Austria quien ordenó introducirlos allí en el año 1488 para honrar la memoria de su gobernador, asesinado durante una revuelta.

Viajando por Europa las palabras clave son , , , , .