Una escapada a Granada

¿Hace falta repetir que Granada es una de las ciudades más bellas y fascinantes de España? Se trata de un destino que siempre ofrece una nueve y mágica experiencia, una permanente invitación para descubrir y disfrutar. Un lugar al que merece la pena escaparse aunque solo dispongamos de un par de días libres o un fin de semana.

Una escapada a la ciudad de los reyes nazaríes es un viaje en la historia, una aventura gastronómica, un baño de arte y belleza y una escapada divertida, todo a la vez. ¿Cómo sacarle todo el jugo a nuestro viaje? Estos es lo que hay que ver en Granada en dos días:

Granada

Como es lógico, un viaje a Granada no se concibe sin una visita a la Alhambra. No olvides comprar la entrada con antelación por internet. Casi podemos dedicar un día entero a visitar sus salones, recorrer sus jardines y dejarnos embrujar por su atmósfera. Pero no podemos quedarnos aquí para siempre: hay mucha sotras maravillas que nos esperan.

En el centro de Granada está la magnífica Catedral, la Capilla Real, el Bañuelo (baños árabes del siglo XI) y sobre todo el encantador laberinto de calles del antiguo barrio del Albaicín.

Otros rincones destacados de la ciudad son La Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes, desde donde se obtienen impresionantes vistas a la Alhambra.

Para tomar algo y disfrutar de las famosas tapas granadinas, hay que dirigirse a la zona de la Plaza Nueva, que a pesar de su nombre es la plaza más antigua de Granada.  Para redondear tu escapada, déjate embrujar por los espectáculos flamencos que se ofrecen en alguna de las famosas zambras o cuevas naturales convertidas en viviendas, en el barrio del Sacromonte.

Viajando por España las palabras clave son , , .