El Callejón del Beso en Guanajuato

El casco antiguo de la encantadora ciudad de Guanajuato, en el centro de México, está formado por un fascinante laberinto de calles estrechas y rincones escondidos. Pero de todos ellos hay uno especialmente famoso: el Callejón del Beso.

Esta callejuela es especialmente estrecha, tanto que apenas pueden pasar por ellas una persona junto a otra. Las fachadas de las casas parecen estar a punto de tocarse cuando miramos arriba, con los balcones mirándose frente a frente. Es incómodo pasear por allí, a no ser que nos interese tener un contacto cercano con otra persona.

Eso es precisamente lo que ha hecho que este lugar se llame así y que sea uno de los lugares de Guanajuato preferidos por las parejas de la ciudad para celebrar San Valentín.

Ese día, cientos de parejas esperan pacientemente su turno para subirse al tercer escalón por debajo de los balcones y compartir un largo y apasionado beso. La tradición asegura que los enamorados que se besan en el tercer escalón este día disfrutarán quince años de amor y felicidad.

La tradición surge de una leyenda local de dos amantes, Luis y Carmen, que aprovechaban la cercanía de sus balcones para besarse a escondidas. Tenían que hacerlo así porque, como si fueran unos Romeo y Julieta en versión mexicana, sus respectivas familias no aprobaban su relación.

Igual que los personajes de Shakespeare, la historia acabó de forma trágica: el padre de la chica descubrió la treta y, loco de rabia, clavó una daga en el pecho de su propia hija. Al contemplar la terrible escena, el amante intentó saltar al balcón vecino para socorrer a su amada, tropezndo y cayendo de cabeza sobre el tercer escalón, donde murió.

La casa donde supuestamente vivía la joven es hoy una tienda de recuerdos. Los visitantes pueden incluso subir al balcón de Carmen.

Viajando por América las palabras clave son , , .