Trang, el edén escondido de Tailandia

Casi todo el mundo conoce los famosos destinos de sol y playa del sur del Tailandia, como Phuket y Phi Phi, aunque son menos los que saben de la existencia de un paraíso llamado Trang, un pequeño archipiélago alejado del turismo de masas que guarda un maravilloso edén para los viajeros atrevidos.

La mayor de estas isla apenas tiene 40 kilómetros cuadrados de superficie. Se llama Koh Libong y se puede recorrer en bicicleta sin problema. En ella habitan unas cuantas familias de pescadores repartidas en una decena de pequeñas aldeas mientras que en el interior se extienden grandes plantaciones de caucho. No hay hoteles, solo algunos modestos hostales y casas de huéspedes atendidas por los amables isleños, que acogen con hospitalidad a los visitantes. Al menos ahora, cuando haya un alud de turistas ruidosos y con ganas de juerga puede que su actitud cambie.

Desde Koh Libong es posible llegar en canoa a la vecina isla de Koh Mook, donde se encuentra una de las maravillas escondidas del archipiélago: la Cueva de Morakot, que en su tiempo fue un antiguo refugio pirata y hoy es una joya de aguas color verde esmeralda en medio de la naturaleza.

Probablemente la isla que tenga más números para convertirse en un destino turístico parecido a Phuket sea Koh Kradan, en cuyas playas de arena dorada ya se han construido varios complejos hoteleros, si bien se ha respetado un poco más que allí la estética local: hay más teca y madera que hormigón, mientras que el ambiente que se respira es mucho más pausado.

La última de las Islas Trang, pero no menos interesante que las otras, es Koh Ngai, completamente cubierta por una selva verde y espesa. Este es un gran santuario de vida natural protegido en toda su extensión salvo una parte al sur de la isla donde se cultiva el coco.

Viajando por Asia las palabras clave son , , .