El Puente de Brooklyn, un icono de Nueva York

¿En cuántas películas y series de TV hemos visto el Puente de Brooklyn? Este impresionante y monumental puente se ha convertido ya en uno de los grandes iconos de Nueva York, casi a la misma altura que la Estatua de la Libertad o el Empire Estate Building.

Terminado de construir en 1883 para conectar el barrio de Brooklyn con la isla de Manhattan, esta espectacular obra de ingeniería se convirtió en el puente colgante más largo del mundo. La distancia entre sus pilares es de cerca de 500 metros y su longitud total, 1.825 metros. Actualmente, el puente dispone de seis carriles para vehículos (excepto camiones y autobuses), y una pasarela independiente para bicicletas y peatones. Además, para regocijo de los turistas, se ilumina por la noche ofreciendo una majestuosa visión.

Cerca de 150.000 vehículos circulan a diario sobre el puente, además de numerosos peatones, principalmente turistas. En cambio el tráfico marítimo está restringido, ya que el puente se encuentra suspendido a tan solo 3,5 metros sobre el nivel del agua.

Una anécdota y a la vez útil consejo para turistas: si viajas a Nueva York y alguien te ofrece la posibilidad de comprar el Puente de Brooklyn, no le hagas caso. Sí, es de risa, pero esto es precisamente lo que hizo el famoso estafador George C. Parker… ¡en más de 4.000 ocasiones! En 1928 se le acabó el negocio pue sfue detenido y acabó en la cárcel.

Otra cosa que debe saber el viajero es que está estrictamente prohibido colgar “candados del amor” en la estructura de acero del puente. La policía está siempre vigilante y las multas son cuantiosas.

Viajando por América las palabras clave son , , .