Flores en el desierto de Atacama

El lugar más seco y árido del planeta, el desierto de Atacama, al norte de Chile, ofrece una vez al año un espectáculo tan bello como extraño: cuando las escasas lluvias caen en esta región del mundo, la tierra se muestra agradecida vistiéndose con una delicado manto de flores rosadas y violetas. Una visión que solo se da ocasionalmente y de la que solo algunos pocos afortunados pueden disfrutar.

Este fenómenos de  “las flores de Atacama” se suele dar una vez cada 5 ó 7 años, y ha tocado este 2015. Los turistas que quieran verlo deben darse prisa pues no suele prolongarse más de dos semanas.

Este desierto se extiende entre el norte de Chile y el sur de Perú. Se trata de una inmensa área desolada formada por lagos salados, arena y campos de lava. Su régimen de precipitaciones no supera los 15mm al año, y en algunas zonas este índice es simplemente cero. Se trata de una zona tan árida que incluso las montañas que se alzan aquí a más de 6.000 metros de altitud están libres de nueve y hielo.

A pesar de todo esto, Atacama es un lugar que atrae de forma tan irresistible como asombrosa a numerosos turistas de todo el mundo, esa raza de viajeros que recorre el planeta en busca de lugares increíbles y sensaciones fuertes.

Admás del magnetismo de su desolación y soledad, Atacama es sobre todo un paraíso para el turismo astronómico, porque aquí se encuentran los cielos más puros, limpios y luminosos del planeta. Los bajos niveles de humedad del ambiente, la altitud y la climatología, con ausencia de nubes casi permanente, hacen de este desierto un observatorio natural único.

Viajando por América las palabras clave son , , .