Verano eterno en la Riviera Maya

Llega el otoño, bajan las tempeaturas, los días son más cortos y los cielos son más grises. Sin emnbargo, en el Caribe sigue brillando el sol y en sus playas el agua sigue siendo cálida y transparente. El verano es eterno, nunca termina en esta parte del mundo, por eso son muchos los que buscan viajes a Riviera Maya en diciembre para escapar del frío y gris invierno.

Se trata de un destino bien conocido por todos: un verdadero paraíso de playas interminables, selvas vírgenes y fascinantes tesoros arqueológicos. La mezcla da como resultado una combinación perfecta de descanso, diversión y aventura que nos proporcionará unas vacaciones inolvidables.

Los mejores hoteles de México se hallan aquí: enormes complejos vacacionales que ofrecen todos los servicios que uno puede imaginar y que muchas veces se pueden conseguir a precios baratos.

Cancún es el corazón de la Riviera Maya. Que no te engañan los orígenes mayas de su nombre (Kaan Kun, que significa “nido de serpientes”), pues no hallarás aquí nada que pueda causar peligro o incomodidad. Esas cosas no tieen cabida en el paraíso.

La mayoría de los hoteles de Cancún se encuentran en la llamada Isla Dorada, una larga franja de tierra donde abundan spas y discotecas, recintos deportivos y hoteles de lujo. Pero no solo se trata de playas: en la Riviera Maya se puede disfrutar del golf (hay numerosos y excelentes campos junto al mar), descubrir Chichén Itzá, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de México declarado Patrimonio de la Humanidad y reconocido como una de las Nuevas Maravillas del mundo, o simplemente dejarse mecer por la cadencia de la música caribeña.

Viajando por América las palabras clave son , , .