Un paseo por el Parque Vigeland de Oslo

Una visita fascinante, absolutamente imprescindible en cualquier viaje a Oslo, es la del Parque Vigeland, también conocido como Parque de las Esculturas, sin duda el más famoso de Noruega.

Este espacio verde de 32 hectáreas se ubica en el corazón de la ciudad. En él están desplegadas más de 200 estatuas de granito, bronce y hierro forjado, todas ellas obra del escultor noruego Gustav Vigeland a lo largo de su extensa carrera artística. Un paseo por este parque es una experiencia inolvidable en torno a la figura del ser humano.

Las esculturas se reparten en cinco grandes espacios: la Puerta Principal, el Puente, la Fuente, el Monolito y la Rueda de la Vida. Precisamente la del Monolito es una de las estatuas más icónicas del parque. Se trata de un colosal bloque de granito con 17 metros de altura sobre la que hay una escultura compuesta por más de un centenar de figuras humanas desnudas y entrelazadas.

El Parque de Vigeland se encuentra cerca del Bygdøy, el barrio marítimo de la ciudad donde se halla el Museo Marítimo Nacional, el Museo del Kon-Tiki y el Museo de Embarcaciones Vikingas. ¿Qué mejor lugar para relajarse después de un día de museos?

Y aún así, el Parque de Vigeland podría ser considerado una especie de museo al aire libre. En él encontraremos estatuas que nos invitan a reflexionar sobre el nacimiento, el amor, la familia y la muerte. Y como corolario, una obra majestuosa: la Rueda de la Vida, representada por siete figuras humanas que se entrelazan formando un círculo, el ciclo eterno.

El Parque Vigeland de Oslo está abierto todos los días desde las 10 horas a las 18 horas. La entrada es gratuita. Para llegar a él lo mejor esusar el tranvía número 12 – Frogner plass.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .