Los espejos gigantes de Rjukan en Noruega

Rjukan es una pequeña ciudad industrial perteneciente al municipio de Telemark, en Noruega. La localidad se ubica en lo más profundo de un valle, a los pies de la montaña Gaustatoppen, cuyas altas paredes bloquean completamente los rayos del sol durante la mitad del año, dejando a los 3.500 habitantes de Rjukan en la oscuridad.

Por suerte, los habitantes de este pequeño pueblo noruego dieron con la solución en el año 2013, al menos en parte: siempre hay luz en los 600 metros cuadrados de la plaza del mercado, luz que llega hasta allí gracias a tres gigantescos espejos colocados en la montaña para proyectar los rayos del sol. Son los Solspeil, que han llevado literalmente la luz a los vecinos de Rjukan.

El sistema Solspeil está controlado de forma remota por ordenador, igual que sucede con los faros modernos. Sus espejos siguen el movimiento del sol a través del cielo, moviéndose cada 10 segundos para que la plaza de Rjukan está continuamente bañada por sus rayos hasta que se pone el sol.

El invento es nuevo per la idea tiene ya cien años. El primer plan para iluminar Rjukan fue concebido entonces por el mismo fundador de la ciudad, el industrial Sam Eyde.

rjukan-sun-mirrors-3[6]

El proyecto no pudo ser convertido en realidad debido a la falta de tecnlogía, aunque al menos sí se construyó en 1928 una góndola llamada Krossobanen que la gente del pueblo podía utilizar para ascender ar casi 500 metros por la montaña y ver la luz del sol. La góndola sigue aún hoy en funcionamiento.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .