Sintra, elegancia al estilo portugués

Todos los que viajan a Lisboa deberían reservar un día para realizar una excursión inolvidable a la cercana localidad de Sintra para descubrir uno de los destinos más bellos, fascinantes y elegantes de Portugal. 

En medio de un espectacular paisaje de costa y montaña, rodeado de frondosos bosques, se halla el que durante siglos fue el rinón favorito de la realeza y la aristicracia lusas para descansar y disfrutar del verano. Como testigos de aquella fabulosa época de esplendor permanecen ahí numerosos palacios  eimponentes casas señoriales. El conjunto de todas estas maravillas, naturales y artificiales, han hecho que Sintra figure por derecho propio en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

El lugar parece casi irreal, un decorado de palacios de cuento de hadas y castillos de leyenda. Uno de ellos, el más antiguo, es el Castelo dos Mouros, construido por los musulmanes en el siglo VIII a las afueras de la localidad. En el centro de Sintra se levanta otra maravilla: el Palacio Nacional y sus características cúpulas cónicas. En su interior se conservan tesoros y obras de arte de incalculable valor. Una magnífica lección de historia portuguesa.

Sin embargo el palacio más popular y asombroso de Sintra es el Palacio da Pena, situado en lo alto de una colina a la que se puede subir a pie o  en los vagones del tren turístico, que además de ahorrarnos la caminata nos brinda un bonito paseo por el bosque.

El Palacio da Pena fue levantado por orden del rey Fernando II en 1836. Su fachada y su estructura mezclan numerosos y variados estilos  desde el gótico y el musulmán hasta el barroco e incluso modernista. Una verdadera locura que sin embargo funciona estéticamente. Por eso es la gran estrella de todas las visitas turísticas a Sintra.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .