El Palacio Belvedere en Viena

La hermosa y elegante ciudad de Viena puede presumir de su glorioso pasado imperial a través de los muchos monumentos y edificios que adornan sus calles. Especial atención merecen sus palacios y, aunque el más famoso y conocido es el de Schönbrunn, tal vez el más querido por los vieneses sea el coqueto y seductor Palacio Belvedere.

Este monumental complejo palaciego al sur de la capital de Austria está considerado como una obra maestra del barroco europeo, además de una de las residencias imperiales más hermosas del mundo. Se trata en realidad de dos fabulosos palacios edificados uno frente al otro y separados por un extenso jardín.

Estos dos palacios llevan son el Alto Belvedere (Oberes Belvedere) y el Bajo Belvedere (Unteres Belvedere). Su nombre viene del italiano bel vedere, que significa buena vista, y que se comprende cuando paseamos hasta la colina qe se levanta en los jardines y que ofrece una maravillosa panorámica de la capital austriaca.

En el interior de ambos edificios se encuentra la Galería Austriaca del Belvedere (Österreichische Galerie Belvedere), donde se exhibe la mayor colección del mundo del grab maestro austriaco del modernismo, Gustav Klimt. 

A pesar de esta magnífica colección el interior del Palacio de Belvedere no alcanza el grado de suntuosidad y refinamiento de lso otros grandes palacios vieneses, el ya mencionado de Palacio de Schönbrunn (el Versalles de Austria) y el Palacio de Hofburg. Sin embargo, el paseo por sus jardines es una d eesas cosas que nadie debería dejar de hacer en su viaje a la ciudad del Danubio, una experiencia que llena lso sentidos y que culmina en la visita a la Orangerie, el elegante invernadero de Belvedere.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .