Chicago, la ciudad del viento

Quienes viajan por primera vez a Estados Unidos suelen poner su punto de mira en destinos como Nueva York, Miami o California, dejando en un segundo plano la ciudad de Chicago. Se trata de un error mayúsculo pues la Ciudad del Viento (The Windy City) es un destino fabuloso: la tercera ciudad más grande del país, una de las capitales mundiales de la arquitectura y un sitio donde el arte y la creatividad se respiran por todas partes.

Una visita a Chicago debería empezar en los grandes muelles de la ciudad: Navy Pier y North Pier. El primero de ellos es un importante punto comercial lleno de restaurantes y jardines decorados con sorprendentes esculturas; el segundo es un viejo muelle industrial rehabilitado y convertido hoy en un gran centro comercial y parque de atracciones.

Desde allí nos desplazamos a The Loop, el corazón del centro de la ciudad e histórico distrito comercial de Chicago. Podemos recorrerlo montados en el famoso tren elevado qu elleva el mismo nombre que el del barrio.

Tampoco podemos perdernos el paseo en barco por el Río Chicago y el Lago Michigan. Dsde Michigan Tower Bridga zarpan barcos cada media hora. No hay mejor manera de admirar el espectacular skyline de la ciudad.

Nos queda mencionar los enormes parques de la ciudad: Lincoln Park y sobre todo Grant Park, escenario de numerosos festivales de jazz, blues y gospel a lo largo del año. Y por supuesto los rascacielos: el Edificio Wrigley, cuya estructura se inspira en la Giralda de Sevilla, el Marina City, el Chicago Tribune Tower,  el Sears Tower (el segundo edificio más alto del mundo con 103 pisos), el John Hancock Center con sus espectaculares miradores y tantos otros.

Viajando por América las palabras clave son , , .