Mombasa, espíritu swahili

Las dos grandes ciudades de Kenia, que no debes dejar de visitar aunque solo viajes al país para un safari en la sabana, son tan fascinantes como opuestas. Nairobi es la capital, atareada y tropical; Mombasa en cambio es relajada, encantadora y hasta cierto punto elegante. Su condición de ciudad marinera ayuda mucho a forjar ese carácter.

Si bien es una ciudad caótica, su atmósfera es relajada y agradable. También cuenta con enormes barrios de chabolas donde la pobreza campa a sus anchas (estamos en África al fin y al cabo) pero al mismo tiempo encontramos en Mombasa barrios donde se puede pasear con seguridad y admirar todo el color cultural de una ciudad que durante siglos ha sido un cruce de caminos.

A better view of the tusks on main road into Mombasa

En Digo Road , donde están los más destacados edificios de la época colonial, es posible por ejemplo ir de compras y tomar algo en alguna de sus terrazas hasta altas horas de la noche. Aquí se respeta la diversidad, como sucede en las ciudades-frontera de todo el mundo.

En Mombasa la influencia asiática y árabe es particularmente penetrante. La ciudad cuenta con cerca de cincuenta mezquitas y docenas de templos hindúes y sijs. Con todo, la mayor parte de sus habitantes habla swahili y en el idioma se encuentra el gran hecho diferencial de Mombasa y la región costera con respecto a interior.

mombasa-kenya

Entre las playas, la más cercana al centro de la ciudad es Nyali Beach, donde se respira el auténtico safi kiswahili, o espíritu swahili: barcas de pescadores, cafés junto al mar, música tradicional, mercadillos improvisados… Por otra parte Mombasa no ofrece un gran número de lugares de interés turístico. Podemos citar Fort  Jesus, a cuyos pies se ubica el casco antiguo de Mombasa y el famoso bosque del baobabs.

Viajando por África las palabras clave son , , .