Vacaciones en el Mar Muerto

No es un mar, pues en realidad es un gran lago salado, el más salado del mundo; pero sí está muerto, y es por culpa de su elevada salinidad, que hace imposible la vida en sus aguas. Lo que no es imposible y en cambio sí muy recomendable, es disfrutar de unas vacaciones en el Mar Muerto, una experiencia inolvidable.

Con una superficie de aproximadamente de 810 km² entre Israel y Jordania, este es un lugar increíble que merece la pena conocer. En ambas orillas, sobre todo en la israelí, proliferan los hoteles y balnearios. El paisaje es extraño y desolado, pero también hermoso, con playas blancas y rocas de sal que adquieren las formas más increíbles.

Los turistas que eligen este destino para sus vacaciones caen irremediablemente en el tópico y se fotografían flotando en las quietas aguas del Mar Muerto. Es de nuevo la sal la causante de que los bañistas no se hundan.

Pero hay muchos más atractivos en este mar tan peculiar: el sol y playa por descontado, pero también los numerosos tratamientos de salud y belleza que se ofrecen en los resorts a pie de playa, siempre con productos y lociones elaborados con los lodos ricos en minerales extraídos del lecho del lago los cuales, al parecer, poseen notables cualidades curativas y terapéuticas.

Dead-Sea

Un último consejo antes de tus vacaciones en el Mar Muerto: antes de sumergirte en sus aguas debes saber que esta sal puede ser molesta e incómoda, incluso puede causar irritaciones en algunos tipos de piel y tremendos escozores en las heridas no cicatrizadas. Se recomienda una buena ducha con abundante jabón después del baño, aunque hay gente que prefiere conservar la capa salina sobre su piel al menos un día después del baño para someter su piel a un tratamiento de limpieza muy abrasivo.

Viajando por Asia las palabras clave son , , .