Isla Mauricio, el oasis del Oceáno Índico

En el Océano Índico, unos 900 kilómetros al este de Madagascar, se encuentra Isla Mauricio, un oasis de selvas verdes y playas paradisíacas que para mucha gente son sinónimo de exóticas vacaciones de lujo. Y aunque alejadas, no tan inalcanzables para nuestros bolsillos.

Además de su espectacular naturaleza, el legado cultural de esta isla es enorme, principalmente por haber sido hasta su independencia en el año 1968 colonia portuguesa, holandesa, francesa y británica. Cosmopolita, abierta y hospitalaria, la “isla playa” ofrece a los viajeros inquietos una excelente oferta de ocio y una sorprendente gastronomía. En suma, una experiencia viajera difícil de olvidar.

El mejor resumen de este carácter cosmopolita está en la capital, Port Louis. Un paseo por su mercado central nos convencerá: mezquitas, museos, mansiones coloniales, un barrio chino… La diversidad es aquí la norma.

Las playas más bonitas de Isla Mauricio están en Ile des Cerfs (la isla de los ciervos), de finísima arena blanca y aguas transparentes. Pero si buscas experiencias más fuertes, adéntrate en el impenetrable corazón de la isla, tierra de selvas y montañas, para descubrir rincones tan impresionantes como el Parque Nacional Black River Gorges, el cráter de Trou aux Cerfs o el lago de Grand Bassin.

Con todo, uno de los mayores atractivos de Mauricio son sus espectaculares y riquísimos fondos marinos, gracias a la larga cadena de arrecifes de coral (más de 200 km) que rodean la isla principal y sus islotes adyacentes. Por eso este oasis del Índico es también uno de los grandes destinos mundiales de los aficionados al submarinismo.

Viajando por África las palabras clave son , , .