Split, la otra gran joya de la Costa Dálmata

Cuando pensamos en las joyas de la Costa Dálmata nos viene a la mente la imagen de la bella ciudad fortificada de Dubrovnik, pero si planeas un viaje a Croacia sería un error pensar solo en ella e ignorar la ciudad costera de Split, la vieja Spalato romana, poseedora de un importante puerto marítimo y un sinfín de tesoros históricos y artísticos.

Split  es un importante centro cultural y turístico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979, una ciudad que invita a pasear y a descubrir todas las huellas que han dejado los reinos y culturas que por aquí han pasado: romanos, bizantinos, venecianos, austriacos… En definitiva, aquí hallaremos un tesoro arquitectónico incomparable, cuya joya de la corona es el espectacular Palacio de Diocleciano.

Pero además de impregnarse por la cultura y la historia de Split, también hay espacios para disfrutar de placeres menos sublimes. El Paseo Marítimo (que aquí llaman Riva al estilo italiano), elegante y animado, la playa de arena de Bacvice o el Parque Forestal, desde donde se consiguen las mejores vistas de la ciudad, son algunas opciones.

No dejes de tomar el ferry para visitar las cercanas islas de Hvar, Brac, Solta y Vis, además de otros puertos dálmatas como el de Trogir. Cualquier época del año es buena, pues Split goza de un agradable clima mediterráneo, en su versión adriática.

En definitiva, podemos afirmar que Split será para ti una maravillosa sorpresa. Si viajas allí darás con una ciudad atractiva para el turismo, un excelente punto de partida para saltar por las islas de Dalmacia y una urbe con un divertido y festivo, con un calendario trufado de festivales culturales y celebraciones.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .