El astronauta de la Catedral de Salamanca

La antigua ciudad española de Salamanca, situada a orillas del río Tormes, es una de las ciudades universitarias más antiguas de Europa, cuyas calles están adornadas con una rica y elegante colección de monumentos y edificios históricos. Entre ellos destacan sus dos majestuosas catedrales construidas entre los siglos XII y XVIII. En la llamada Catedral Nueva encontramos un elemento extraño, fuera de lugar y fuera de tiempo: el Astronauta.

Hay que detenerse a observar con atención la fachada norte de la Catedral donde, entre las numerosas tallas ornamentales, aparece ante nuestros ojos la figura inconfundible de un pequeño astronauta moderno  con botas, casco y un equipo de respiración en la espalda con los tubos conectados a la parte delantera de su traje. Increíble.

Las fotografías de este enigmático astronauta llevan circulando en Internet a través de correo electrónico, foros y blogs en línea desde hace años, generando acalorados debates. Algunos comentaristas escépticos creen que la fotografía es una falsificación, mientras que otros observadores sugieren teorías extravagantes de visitas alienígenas en épocas pasadas o teorías de viajes en el tiempo.

Desvelemos el misterio: la figura del astronauta existe de verdad, pero no fue tallada en el siglo XVI sino añadida con posterioridad, en concreto durante un trabajo de restauración que se hizo para la catedral en 1992. La idea era dotar al templo de un símbolo apropiado del siglo XX. ¿Qué mejor que un astronauta?

Pero el astronauta no es el único símbolo contemporáneo añadido a la fachada de la catedral. También hay por ahí una gárgola comiéndose un helado, un lince, un toro y un cangrejo de río, entre otras curiosas figuras.

Viajando por España las palabras clave son , , .