Siegessäule, la Columna de la Victoria de Berlín

Después de la derrota en la II Guerra Mundial casi todos los elementos que hacían de Berlín la capital de un poderoso y temible imperio fueron desmantelados poco a poco. Uno de los pocos que pudo sobrevivir fue Die Siegessäule, La Columna de la Victoria, construida entre 1864 y 1873 y levantada en Königsplatz (hoy Plaza de la República). Con ella se celebraba la victoria de Prusia  en la guerra germano-danesa, una de las tres guerras que condujeron a la unificación de Alemania.

Durante la época nazi la columna se trasladó al centro del parque de Tiergarten, dentro de los delirantes planes de Hitler y su arquitecto Albert Speer para diseñar la nueva capital del Reich, que sería llamada Germania. Nada de eso se llevó a cabo pues Alemania perdió la guerra y la famosa columna sufrió severos daños.

Hubo que esperar hasta la década de los 80 para que el gobierno de Alemania Occidental y el ayuntamiento de Berlín Oeste se decidieran a restaurar este monumento. Gracias a esta decisión hoy podemos ver brillar en el cielo de la capital alemana la hermosa escultura de bronce de la diosa Victoria, realizada por Friedrich Drake, de 8,3 metros de altura y sus 35 toneladas de peso.

Victoria, también llamada Borussia (y bautizada maliciosamente por algunos berlineses como “el asno de oro”) luce una corona de laurel, un caso decorado con un águila y el símbolo de la Cruz de Hierro.

Además de admirar su majestuosidad desde la distancia, en nuestro viaje a Berlín también podemos penetrar en el interior de la Columna de la Victoria (el precio es de 3€ para los adultos) y subir hasta la plataforma panorámica para disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , .