Cruceros en la Antártida

Cuando pensamos en un crucero nuestra mente se llena de imágenes idílicas del Caribe y el Mediterráneo, mientras que algunos se transportan a las frías aguas de los fiordos noruegos, pero casi nadie piensa en la maravillosa aventura que ofrecen los Cruceros en la Antártida, una modalidad cada vez más demandada.

Según las cifras de la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IAATO) referentes a la temporada de 2013-2014, los pasajeros en este tipo tan particular de cruceros entre icebergs y pingüinos se han incrementado de forma notable: 37.405 disfrutaron de esta navegación por las gélidas aguas antárticas durante le verano austral (nuestro invierno), la mayor parte de ellos provenientes de China.

Tras los chinos, los pasajeros que más han apostado por estos cruceros tan poco usuales son los procedentes de Estados Unidos, Australia, Alemania y el Reino Unido, casi todos ellos en rutas y barcos que zarpan desde algún puerto de Chile o Argentina.

La Antártida es el continente más frío y más seco del planeta. En la Península Antártica, que es la región más visitada, las temperaturas son soportables durante el “verano”, oscilado entre los 0 y los 5 ºC , aunque el viento puede resultar muy molesto. Por descontado los barcos están perfectamente equipados y la calefacción permite observar los témpanos de hielo cómodamente desde los salones tomando una taza de café caliente.

No obstante, se recomienda llevar ropa  de abrigo para las excursiones, unas buenas botas, gafas de sol para no cegar la vista con los reflejos del sol en la nieve (como sucede cuando vamos a esquiar) y unos buenos prismáticos para observarlas focas, morsas, ballenas, pingüinos y el resto de criaturas que habitan estas tierras heladas.

Viajando por América las palabras clave son , .