Viaje a la isla de Navidad

Nada más apropiado que un día como hoy, 25 de diciembre, para viajar con nuestro blog hasta la Isla de Navidad, a los confines del Océano Índico, a medio camino entre Indonesia y Australia.

Se trata de una pequeña y apacible isla de 135 kilómetros cuadrados bajo soberanía australiana que se convierte en el foco de todo el mundo, especialmente para los amantes de la naturaleza y los aficionados a las curiosidades, a mediados de noviembre, cuando se produce la espectacular migración de cangrejos que tiñe literalmente de rojo el suelo de la isla, una de las grandes maravillas del mundo animal.

crab

De modo que en la isla de Navidad no vive Papá Noël. Tampoco hay abetos, ni renos, ni nieve, ni duendes. Su nombre (Christmas Island) se lo dio el Capitán William Mynors de la East India Ship Company, el primer europeo que llegó aquí el día de Navidad del año 1643.

Los Cangrejos de la Isla de Navidad

El gran momento de la isla se produce al acabar la temporada de lluvias, cuando millones de cangrejos rojos salen de sus escondites para acudir en masa a desovar en las playas. La marea roja cubre calles y carreteras mientras que los vecinos tienen que cerrar puertas y ventanas para evitar que estos animalitos entren también en sus casas.

Todo el mundo va con cuidado para no dañar a los cangrejos (que según la tradición son portadores de buena suerte), aunque es inevitable que muchos de ellos mueran aplastados por las ruedas de los coches cada año. Aún así los cangrejos, indiferentes a la presencia humana, siguen su instinto y cumplen con este ritual natural como lo han hecho desde hace millones de años.

Como es natural el cangrejo rojo se ha convertido en el icono principal de la Isla de Navidad y su principal reclamo turístico.

Viajando por Oceanía las palabras clave son , , .