Null Sterne Hotel: un hotel de cero estrellas

Cero Estrellas. De entrada, no parece la mejor publicidad del mundo para un hotel, y sin embargo para dormir en el Null Sterne Hotel, en la región suiza de Appenzellerland, hay cola de espera, tal es su éxito. Pero hay explicación.

Este peculiar hotel, situado cerca de la ciudad de Zürich, se trata en realidad de un viejo refugio nuclear de la época de la Guerra Fría abandonado tras la Caída del Muro de Berlín. Es por tato un hotel subterráneo, una enorme estructura de muros de hormigón compacto y de casi dos metros de espesor, con puertas blindadas y una decoración gris y espartana.

Sin duda un lugar interesante, aunque nada aconsejable para quienes no soportan los espacios cerrados. Su estructura está diseñada para contener todo el peso de un ataque nuclear o químico, algo que desde luego no se suele encontrar en un hotel convencional.

Su capacidad es de 14 huéspedes, si bien fue concebido como refugio para poder acoger a más de 200 personas. Fue abierto como establecimiento hotelero en el verano de 2010 y, además de cosechar algunos premios por su originalidad, nunca ha dejado de estar lleno.

Sin duda la denominación de Null Sterne (en alemán, “cero estrellas”), en lugar de rechazo ha conseguido despertar la curiosidad de muchos viajeros. La política del hotel es clara: es un hotel de cero estrellas porque aquí la única estrella es el cliente.  

Viajando por Europa las palabras clave son , , .