Gubbio y su árbol de Navidad gigante

Cada año en Navidad, en la pequeña ciudad medieval de Gubbio, en el norte de Italia, se enciende el árbol de Navidad más grande del mundo en las laderas del Monte Ingino a las afueras de la localidad.

No se trata de un árbol real sino de una gigantesca decoración iluminada desplegada por la montaña que, desde la distancia, dibuja un abeto navideño de dimensiones colosales. Este famoso árbol se eleva 650 metros por la pendiente del monte, compuesto por casi un millar de luces de todos los colores y 10 kilómetros de cableado. La estrella  que brilla en la parte superior tiene una superficie de más de 1.000 metros cuadrados y se compone de 250 luces. Por todo esto, en el año 1991 el Libro Guinness de los Récords le concedió el título de “Árbol de Navidad más grande del mundo”.

Albero-di-Natale-Gubbio

La tradición comenzó en 1981, cuando la gente de Gubbio decidió celebrar la Navidad de una manera diferente. Desde entonces, en la víspera de la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 7 de diciembre, el árbol de Navidad se ilumina y permanece encendido durante un mes. En la ceremonia de encendido de 2011, el árbol fue iluminado por nada menos que Su Santidad el Papa Benedicto XVI, algo que en Gubbio recuerdan con orgullo.

Aunque el esquema del árbol permanece fijo en la montaña, hay cientos de bombillas que enroscar y miles de metros de cables que comprobar cada año, así que la preparación requiere un comité especial de voluntarios que recorre los bosques en el monte Ingino durante tres meses al año.

El árbol es visto como la glorificación del santo patrón del pueblo, Sant’Ubaldo, un obispo del siglo XII que yace enterrado en la Basílica que se erige en la cima de esta misma montaña.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .