Marienbad, la elegante ciudad balneario checa

Aunque la capital de los baños termales de la República Checa es la ciudad de Karlovy Vary hay otro destino menos conocido pero incluso más selecto para disfrutar del ambiente elegante y de los beneficios para la salud de los viejos balnearios de Europa Central. Y ese destino es Marienbad.

Esta ciudad jardín (cuyo nombre en checo es Mariánské Lázne) adquirió una gran fama durante el Imperio Austrohúngaro. En esa época fueron muchos los personajes célebres que pasaron por sus hoteles y balnearios para descansar o tratarse de alguna dolencia: Goethe, Chopin, Kafka, Ibsen, Wagner, Freud o Nietzsche, por citar solo algunos de los más ilustres. También este era el lugar de recreo y relax de los aristócratas de toda Europa.

marienbad

¿Quién puede resistirse a sumar su propio nombre a tan selecta lista? Pues no puede ser más sencillo: solo hay que viajar a Praga y desplazarse desde allí unos 170 km en coche en dirección a la frontera alemana o contratando una excursión.

Aunque las propiedades medicinales de sus aguas eran bien conocidas ya en la Antigüedad Marienbad son se convirtió en estación termal hasta el año 1813. Por toda la ciudad se distribuyen cerca de 40 fuentes en las que fluye agua con distinta composición. Conviene consultar a un médico antes de elegir una u otra pues cada una de ellas está especialmente recomendada para una dolencia en concreto.

Incluso si no tenemos ningún problema de salud es una gran idea pasarse por Marienbad y disfrutar del ambiente de Belle Époque que aún hoy flota en el aire. La estrella de esta ciudad declinó hace cien años, con la I Guerra Mundial, pero su encanto sigue intacto.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .