Blue Grotto, la Cueva Azul de Malta

Nadie viaja a Malta sin embarcarse en la excitante aventura de visitar la Cueva Azul, también llamada Blue Grotto o That il-Hnejja en maltés. En realidad no es una sino seis cuevas marinas situadas a los pies de unos acantilados, en el suroeste de la isla a unos 13 kilómetros de la capital Valleta.

Cuando nos adentramos en ella entendemos de inmediato el rigen de su nombre: aquí el agua del mar que se refleja en las paredes de la cueva, creando una serie de asombrosos juegos de luz con casi toda la gama cromática de azules, sobre todo si la visitamos por la mañana, cuando los rayos del sol inciden de forma más espectacular. Bañarse dentro de la cueva es una experiencia mágica e inolvidable.

gruta-azul-malta

Ya incluso antes de entrar en ella sentimos verdadera fascinación al admirarla desde lo alto de los acantilados de Dingli (imagen de arriba). Como curiosidad cabe destacar que en el año 2004 se rodaron en la Cueva Azul algunas escenas de la película Troya protagonizada por Brad Pitt.

Cómo llegar a la Cueva Azul

Llegar al Blue Grotto desde la capital es sencillo: dos línea de autobuses (la 201 y la 71) nos dejan cerca de ella en la ruta que conecta Valleta con Iz-Zurrieq. La frecuencia es de una hora.

Otra opción es  alquilar un coche, para no depender del transporte público, y conducir en dirección a Iz-Zurrieq siguiendo más adelante las indicaciones hacia Blue Grotto. El últomo trecho hay que hacerlo en todo caso a pie, disfrutando así de vistas espectaculares en los acantilados.

malta-cueva-grotto

Donde empieza el camino a pie hay un mirador siempre concurrido, un amplio aparcamiento, un restaurante y un par de tiendas de recuerdos. En ellas se pueden comprar las entradas para la Cueva Azul. La visita guiada dura 20 minutos y cuesta 7€.

Viajando por Europa las palabras clave son , , .