Hillier, el lago australiano de color rosa

Volvemos a Australia, tierra de maravillas, para asombrarnos ante otro capricho de la naturaleza: el Lago Hillier, un lago cuyas aguas son de un increíble color rosa chicle. Este lago está situado en la isla Middle, la mayor isla del archipiélago de La Recherche, en la costa occidental del país. Está realmente lejos de Sydney por ejemplo, pero es que en la isla-continente las distancias son enormes.

Aún así vale la pena viajar hasta allí para verlo. Se ubica en medio de un denso bosque de eucaliptus muy cercano a la costa, lo cual acentúa el contraste cromático: verde esmeralda, azul intenso y rosa brillante. Una postal fabulosa.

Desde que fuera descubierto por el explorador y científico británico Matthew Flinders en 1802 no se ha podido saber aún cuál es el origen del rosa intenso del lago Hillier, si bien los científicos creen que podría deberse a microorganismos que viven en medios salinos.

El Lago Retba de Senegal

A pesar de su singularidad aparente el caso de Hillier no es único. En realidad hay otro lago rosa mucho más grande y famoso, y también más accesible para el ser humano. Lo encontramos en el otro extremo del planeta: en Senegal, en África Occidental.

Lago-Rosa

Es el Lago Retba, del que ya hablamos aquí en su día, más conocido como Lago Rosa (o Lac Rosé en francés), muy poco profundo y con una elevada salinidad. Allí, salvo los microorganismos que producen la reacción química que tiñe las aguas de este color, no hay ninguna otra forma de vida conocida.

En definitiva, el Retba y el Hillier son, a pesar de la distancia que lo separa, dos hermosos lagos poseedores de un color imposible de hallar en otro lugar del mundo. Dos visitas recomendadas para los viajeros que buscan paisajes sorprendentes.

Viajando por África las palabras clave son , , .