Bolshoi, el gran teatro de la ópera de Moscú

Casi tan famoso como el Kremlin y los grandes edificios de la Plaza Roja de Moscú es el espectacular y emblemático Teatro Bolshoi, un edificio inaugurado el 18 de enero de 1825 y por el que han pasado todas las grandes figuras del teatro, la danza y la ópera de la historia. Una visita imprescindible en la capital de Rusia.

Tras la Revolución de Octubre, el teatro fue rebautizado como Teatro Estatal Académico Bolshói, nombre oficial que aún hoy conserva. El edificio resultó gravemente dañado durante la II Guerra Mundial pero logró sobrevivir y seguir ofreciendo maravillosos espectáculos hasta el año 2005.

Así es: ese año por primera vez en su historia el Teatro Bolshoi cerró sus puertas para poder ser sometido a una profunda y necesaria restauración. Por fin en 2012 volvió a presentarse ante el público deslumbrando a todo el mundo.

En tu viaje a Moscú vale mucho la pena acercarse a  visitar el Teatro Bolshoi. Pero no hay que conformarse con admirar su portentosa fachada, también hay que entrar y quedarse con la boca abierta ante la visión de sus grandes balcones y su impresionante pórtico neoclásico que muestra una estatua del mitológico dios Apolo y su carroza. El teatro también cuenta con una galería superior, donde todos los asientos están cubiertos con damasco rojo.

Pero para una experiencia completa, mejor que una simple visita guiada con el teatro vacío es asistir a una de sus funciones, para lo cual habrá que reservar las entradas a través de Internet con bastante antelación. Si bien los precios son un tanto más elevados que en la taquilla del teatro, en algunas oportunidades resulta la única opción para asegurar la reserva. Y es una experiencia que solo podrás vivir aquí.

 

Viajando por Europa las palabras clave son , , .