Las Dunas de Maspalomas

Las Dunas de Maspalomas componen uno de los más espectaculares paisajes que podemos encontrar en las Islas Canarias. Se trata de una gran playa de 4 kilómetros cuadrados y de arenas doradas situado en la localidad turística de Maspalomas, al sur de la isla de Gran Canaria.

Esta enorme cantidad de arena, tan abundante que ha sido descrita como “el pequeño desierto del Sáhara canario”,  fue arrastrada hasta aquí a lo largo de miles y miles de años por las corrientes marinas y el viento. La arena vuela hacia el interior de la isla y se acumula alrededor de los arbustos. El resultado: un paisaje casi irreal de gigantescas dunas ondulantes con la inmensidad azul del Océano Atlántico como telón de fondo, como muestras estas bellas imágenes:

dunes-of-maspalomas-1[6]

dunes-of-maspalomas-3[2]

Lejos de conformar un cuadro estático, las dunas se mueven a una velocidad que va desde 2 a 5 metros por día, siempre de este a oeste. Las Dunas de Maspalomas están vivas, y esta característica fue definitiva para declarar este lugar Reserva Natural en el año 1987.

Un poco más allá de las dunas se halla el Palmeral de Maspalomas junto al cual se encuentra otro espacio natural protegido: La Charca, una laguna que se encuentra entre el mar y la arena, proporcionando un lugar de descanso para las aves migratorias que vuelan desde Europa a África. La enorme extensión de dunas de arena se inicia más allá de esta “charca”, cambiando su forma continuamente según el capricho de los vientos marinos.

dunes-of-maspalomas-6[2]

En Maspalomas hay también un faro de 68 metros de altura 68 m, más allá del cual se extiende  la localidad de Playa del Inglés, un destino popular para la comunidad gay y los amantes del naturismo.

Viajando por España las palabras clave son , , .