La Avenida de los Baobabs en Madagascar

La enorme y frondosa isla de Madagascar en por lo general una gran desconocida, incluso para los grandes viajeros que recorren los polvorientos caminos de África. Y sin embargo, es un destino lleno de maravillas naturales. Una de las más conocidas es la Avenida de los Baobabs.

Encontramos este extraño y asombroso lugar en el camino de tierra que une las ciudades de Morondava y Belo. Allí, en el papel de grandes y misteriosos guardianes vegetales,  largas hileras compuestas por decenas de estos árboles saludan a los viajeros y dibujan  primer monumento natural oficial del país.

imageMuchos de estos árboles gigantes tienen una antigüedad de más de 800 años, con troncos gruesos y largos, más parecidos a columnas arquitectónicas que a árboles de verdad. Y lo triste es que se trata de los últimos supervivientes de un bosque gigantesco de baobabs que una vez se extendió sobre estas tierras.

La civilización moderna y la llegada del ser humano fueron letales para esos bosques, y eso mucho antes de la llegada de las potencias coloniales. Uno de los resultados del impacto humano en Madagascar fue la deforestación masiva de algunas zonas, dejando en este caso a los baobabs supervivientes en un relativo aislamiento.

Afortunadamente, gracias a la presión de las organizaciones en pro de la conservación de la naturaleza, el gobierno malgache se decidió a tomar cartas en el asunto. No solo protege los baobabs sino que también los ha adoptado como icono del país. Y, por supuesto, los ha usado como reclamo turístico, lo cual está bien si se trata de preservarlos.

Viajando por África las palabras clave son , .