El Puente del Infiernillo en Perú

El Ferrocarril Central Andino, en los Andes, es el segundo ferrocarril más alto del mundo, y uno de los más espectaculares, debido sobre todo a los grandes desafíos técnicos que debe afrontar. La línea comienza en la ciudad portuaria de Callao, en Perú, casi a nivel del mar. Desde allí se dirige a la capital Lima y luego inicia un ascenso sin fin hasta alcanzar su altura máxima: 4.818 metros en el puerto de montaña de Anticona.

La línea férrea continúa hasta llegar a la ciudad minera de La Oroya, donde se divide en dos variantes: una que va hacia  Cerro de Pasco y otra con destino a las localidades de Huancayo y Huancavelica. Esta es la que nosotros hemos elegido nosotros para descubrir a nuestros lectores el Puente del Infiernillo.

En esta sección de la línea, la ruta es bien entretenida. Aquí encontramos majestuosos paisajes y grandes atracciones para los amantes de los trenes, con 58 puentes, 69 túneles y 6 descensos que dibujan vertiginosos zigzags.

Uno de estos puentes, tal vez el más famoso, se halla en el tramo que va desde Lima a La Oroya: es el Puente del Infiernillo o simplemente “Infiernillo”, ubicado en un estrecho cañón entre dos túneles. La pista sale de un túnel en un acantilado vertical, cruza el puente e inmediatamente entra en otro túnel en un acantilado vertical. Debajo del puente fluyen las aguas del río Rio Rimac, y junto a ellas, la carretera principal. Una verdadera locura.

El puente está situado a una altura de 3.300 metros sobre el nivel del mar y fue construido en 1908 por la Bridge Company of América. La existencia de dos largos túneles en cada uno de sus extremos no hace más que resaltar su espectacularidad. Si vas a subirte a este tren, prepárate para ver imágenes asombrosas y vivir experiencias vertiginosas.

 

Viajando por América las palabras clave son , , .