Kairouan, la ciudad santa de Túnez

El Islam tiene una serie de conocidas ciudades santas: La Meca y Medina, en Arabia Saudí, y por supuesto Jerusalén. Pero hay todavía una cuarta ciudad que, aunque detrás de las tres anteriores, tiene una importancia capital en el mundo islámico. Nos referimos a Kairouan, en Túnez. Un destino que, incluso dejando de la do su vertiente religiosa, tiene un enorme atractivo turístico.

Se trata de la primera ciudad musulmana del Magreb, la más sagrada del continente africano. Fundada en el año 670, una hermosa leyenda cuenta sus orígenes, cuando un jefe musulmán de nombre Uqba ibn Nafi mandó construir un templo en una llanura seca donde el día anterior había visto aparecer milagrosamente un manantial. Alrededor de aquel templo crecería la ciudad que hoy conocemos.

great-mosque-of-kairouan-courtyard

La Gran Mezquita sigue siendo aún ahora el edificio más importante de Kairouan, la gran joya arquitectónica del norte de África, que destaca por su alminar de tres pisos y sus 35 metros de altura. Eso sin desmerecer la Mezquita de Sidi Sahbi, llamada también del Barbero.

Pero Kairouan no es solo monumentos, religiosidad y arquitectura. También hay detrás una ciudad viva y acogedora, impregnada de ese encanto especial que tienen casi todas las ciudades árabes y que podemos sentir en los bazares y zocos originarios del siglo XIII, con sus tiendas de artesanía, sus sonidos y sus aromas.

Para llegar a Kairouan desde la ciudad de Túnez hay que tomar la autopista A1 hacia el sur y, una vez a la altura de Sousse, desviarse hacia el interior. En poco menos de dos horas te encontrarás en la ciudad más santa del país.

Viajando por África las palabras clave son , , .