Wadi al-Hitan, el Valle de Las Ballenas en Egipto

Los desiertos de Egipto contiene algunos de los yacimientos paleontológicos mejor conservados del mundo. Uno de ellos es Wadi al-Hitan, el Valle de las Ballenas. Este valle se encuentra a unos 150 km al suroeste de El Cairo, en mitad del llamado “desierto blanco”, y contiene una valiosa colección de fósiles y huesos de una ballena prehistórica conocida como Archaeoceti.

En efecto, en estas tierras áridas y hostiles donde no hay apenas rastro de vida fueron hace 50 millones de años el lecho de un océano floreciente, el Mar de Thetys. Wadi Al-Hitan es tal vez el sitio más importante del mundo para entender esta etapa de la evolución de la vida en nuestro planeta, por eso se trata de un paisaje protegido .

wad-al-hitan-6[6]

Junto a las ballenas se extienden a lo largo de varios kilómetros cuadrados de superficie los fósiles de otros animales, los antepasados de los tiburones, cocodrilos, tortugas y rayas de nuestra época.

wad-al-hitan-5[6]Los estudios geológicos de este lugar empezaron ya en el siglo XIX. Los primeros esqueletos fueron encontrados en 1830, para desconcierto de la ciencia de la época. Sin embargo, no fueron recogidos debido a lo complicado del acceso al sitio, todavía peor que en la actualidad, pues no había ni una pista de tierra que conectara este lugar con el Egipto civilizado.

Los huesos de las ballenas fueron confundidos con los de algún misterioso y enorme reptil marino. Sólo más tarde, en 1902, las especies fueron identificadas como una especie extinguida de ballena.

Wadi Al- Hitan, declarado ahora Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, sigue atrapado en el tiempo debido a su complicado acceso y a la inestable situación política del país. Por eso es visitado por sólo por algo más de 1.000 personas cada año.

Viajando por África las palabras clave son , , .