Brujas, capital del chocolate

La hermosa ciudad de Brujas, en Bélgica, es famosa por sus elegantes canales, su majestuosa arquitectura de estilo flamenco y en general por su atmósfera romántica, perfecta para un viaje en pareja. Sin embargo, hay otro atractivo en la ciudad que no puede pasar desapercibido a ningún paladar: el chocolate.

La tradición viene de lejos: cuando los españoles trajeron el cacao a Europa en el siglo XVI fue en Brujas, ciudad que entonces estaba bajo el dominio de la corona española, cuando surgió la idea de mezclarlo con azúcar. El chocolate fabricado en la ciudad se hizo rápidamente célebre en todo el continente y Brujas pasó a convertirse en un destino de viaje para los muy golosos.

chocolate

En el laboratorio de chocolate que es Brujas trabajan más de cincuenta maestros chocolateros, que se ocupan de cultivar la tradición y crear nuevas composiciones, a cual más deliciosa. Ni que decir tiene que una parada obligada en tu visita es el delicioso Museo del Chocolate. Un lugar para saborear despacio y aprender muchas cosas. Por supuesto uno no sale de allí sin una degustación.

En invierno se celebra en la ciudad en evento Choc’in Brugge. Los mejores restaurantes de calidad participan en él de manera creativa con el chocolate como ingrediente especial. El resto del año podemos disfrutar y comprar las más diversas y originales creaciones elaboradas con el oro negro en las chocolaterías de las grandes marcas belgas: Godiva, Leonidas, Marcolini…

choco-story-chocoladekuur

Si tenemos que elegir un lugar en Brujas para comprar exquisito chocolate de calidad la dirección es The Chocolate Line, una tienda inaugurada en 1992 en la plaza de Simon Stevin, con todo el sabor y la nostalgia de las viejas tradiciones. Imposible entrar en ella sin llevarse una o varias cajas de bombones delicados y tentadores.

Viajando por España las palabras clave son , , .