Samaná: la hora de las ballenas

Entre febrero y marzo, frente a las costas de Samaná, en la República Dominicana, se puede disfrutar del espectáculo de las ballenas jorobadas y sus juegos durante la temporada de apareamiento. Una oportunidad para descubrir un fabuloso mundo de maravillas naturales.

Para ganarse el corazón de las hembras, los machos de esta especie despliegan sus encantos sobre el agua: saltos, lanzamientos de chorros de agua al aire, piruetas y todo tipo de espectaculares acrobacias. Además, los turistas que practican submarinismo en estas aguas  pueden escuchar el misterioso canto de las ballenas, una especie de canción de amor que los pretendientes dedican a las hembras para seducirlas.

152946636-3b2996ff-2047-483d-9f7d-286fc62cd0d3

Miles de cetáceos de color negro llegan hasta aquí desde remotas y frías regiones como   Groenlandia o Islandia son el fin de aparearse, reproducirse y pasar el invierno. Se trata de grandes mamíferos marinos que pueden llegar a medir 15 metros de largo y llegar a pesar hasta 60 toneladas.

Decenas de vuelos aterrizarán en el nuevo aeropuerto El Catey , en Samaná para asistir a este fascinante ritual de cortejo, considerado uno de los espectáculos naturales más hermosos. Se organizan numerosos viajes en barco  para el avistamiento de ballenas, siempre cumpliendo a rajatabla las normas de seguridad.

152946456-4db278df-65bb-4b71-abab-088007505ec9

Después de años de pesca indiscriminada que llevaron a esta especie al borde de la extinción, en la actualidad las autoridades del país, con la ayuda de sistemas electrónicos, se está procediendo a la  catalogación de todas las ballenas que pasan el invierno en la Bahía de Samaná (un área declarada “Santuario de Mamíferos Marinos” por el gobierno dominicano) con el fin de controlar mejor el comportamiento y los movimientos de estos animales.

Es imposible describir la sensación de tener a las ballenas tan cerca, aunque es conveniente ir a su encuentro armados de paciencia, ya que no siempre se dejan ver. Se dice que incluso Cristóbal Colón (el navegante genovés desembarcó en la costa de Samaná 12 de enero  de 1493) disfrutó de este espectáculo, recogiendo sus sensaciones en el diario de bitácora.

Viajando por América las palabras clave son , , , .